Flores

Las flores crecen cubiertas
en techos de invernaderos
nutridas por jardineros
viviendo a la vista, muertas.

Con agrio potasio en huertas,
y muchas añadiduras
para arreglar sus figuras
y parecer más hermosas,
las flores crecen copiosas
no por amor ni bravuras.

Se dan de regalo breve,
su destino me es tan triste:
nunca huerta que tu oliste,
ni abejorro que renueve.

No sabrán más que lo leve
ni conocerán jardines,
o el brotar de sus germines,
ni tierra húmeda y su aroma
negado hasta el Sol que asoma,
ni al florista en sus trajines.

La versión original en prosa de este poema, la escribí el 17 de Julio de 2021

Compartir con:


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.